Los 15 mejores cuentos infantiles cortos (para leer con los niños)

Los cuentos para niños son una genialidad para los mas pequeños porque a través de ellos pueden dejar volar su imaginación y sentirse que están dentro de historias muy divertidas y especiales en su mente. Los cuentos infantiles son maravillosos y a través de ellos los niños pueden aprender cosas sobre la vida y disfrutar al mismo tiempo. Hoy en este blog te queremos regalar una selección de los 15 mejores cuentos infantiles cortos que pueden existir, para que puedas contárselos a los mas pequeños de tu familia y puedas disfrutar con ellos de estas bellas palabras. Disfruta de ellos y cuenta los que más te gusten.

15 cuentos cortos infantiles

Los cuentos infantiles son maravillosos y existen infinidad de cuentos que le llegaran al corazón de los niños. A continuación en este blog te vamos a mostrar una selección de los quince cuentos infantiles cortos mas lindos que pueden existir, para que puedas leerlos junto a los niños y puedas hacer que la imaginación de ellos vuelen. Así que sigue disfrutando de este blog y descubre cuentos infantiles muy lindos.

1. El niño y el lobo

Había una vez un pastor que estaba aburrido mirando su rebaño de ovejas en la colina. Para divertirse, gritó: “¡Lobo! ¡Lobo! ¡Las ovejas están siendo perseguidas por el lobo! Los aldeanos llegaron corriendo para ayudar al niño y salvar a las ovejas. No encontraron nada y el niño solo se rió mirando sus rostros enojados.

“¡No esta bien mentir en la vida!”, Dijeron con enojo y se fueron. El chico solo se rio de ellos.

Después de un tiempo, se aburrió y gritó “¡lobo!” Otra vez, engañando a los aldeanos por segunda vez. Los aldeanos enojados advirtieron al niño por segunda vez y se fueron. El niño continuó observando al rebaño. Después de un rato, vio a un lobo real y gritó en voz alta: “¡Lobo! ¡Por favor ayuda! El lobo persigue a las ovejas. ¡Ayuda!”

Pero esta vez, nadie apareció para ayudar. Al anochecer, cuando el niño no regresó a casa, los aldeanos se preguntaron qué le había pasado y subieron la colina. El niño se sentó en la colina llorando. “¿Por qué no viniste cuando llamé que había un lobo?” preguntó enojado. “El rebaño está disperso ahora”, dijo.

Un viejo aldeano se le acercó y le dijo: “La gente no creerá a los mentirosos incluso cuando digan la verdad. Buscaremos sus ovejas mañana por la mañana. Vamos a casa ahora”.

Moraleja: mentir rompe la confianza. Nadie confía en un mentiroso, incluso cuando dice la verdad.

2. El toque de Midas

En Grecia antigua, había un rey llamado Midas. Tenía mucho oro y todo lo que necesitaba. También tuvo una hermosa hija. Midas amaba mucho su oro, pero amaba a su hija más que a sus riquezas.

Un día, un sátiro llamado Silenus se emborrachó y se desmayó en el jardín de rosas de Midas. Creyendo que los sátiros siempre traen buena suerte, Midas deja que Silenus descanse en su palacio hasta que esté sobrio, en contra de los deseos de su esposa e hija. Silenus es amigo de Dioniso, el dios del vino y la celebración. Al enterarse de la amabilidad de Midas hacia su amigo, Dioniso decide recompensarlo.

Cuando se le pide que desee algo, Midas dice “Deseo que todo lo que toque se convierta en oro”. Aunque Dioniso sabía que no era una gran idea, le concedió a Midas su deseo.

Feliz de que se le concediera su deseo, Midas tocó cosas al azar en el jardín y su palacio y las convirtió en oro. Tocó una manzana y se convirtió en una brillante manzana dorada. Sus súbditos estaban asombrados pero felices de ver tanto oro en el palacio.

En su felicidad, Midas fue y abrazó a su hija, y antes de darse cuenta, ¡la convirtió en una estatua de oro sin vida! Horrorizado, Midas volvió corriendo al jardín y llamó a Dioniso. Le rogó al dios que le quitara su poder y salvara a su hija. Dioniso le da a Midas una solución para cambiar todo a como estaba antes del deseo. Midas aprendió su lección y vivió el resto de su vida contendiendo con lo que tenía.

Moraleja: no te vuelvas codicioso. Sé feliz y contento con lo que tienes.

3. El huevo de oro

Había una vez, un granjero que tenía un ganso que ponía un huevo de oro todos los días. El ganso proporcionó suficiente dinero para el granjero y su esposa para sus necesidades cotidianas. El granjero y su esposa estuvieron felices por mucho tiempo. Pero un día, el granjero tuvo una idea y pensó: “¿Por qué debería tomar solo un huevo al día? ¿Por qué no puedo tomarlos todos a la vez y ganar mucho dinero? ”

La esposa del granjero también estuvo de acuerdo y decidió cortar el estómago del ganso para los huevos. Tan pronto como mataron al pájaro y abrieron el estómago del ganso, no encontraron nada más que tripas y sangre. ¡El granjero, al darse cuenta de su tonto error, lloro por el recurso perdido!

Moraleja: es importante pensar antes de actuar.

4. La tortuga y el pájaro

Una tortuga descansaba debajo de un árbol, sobre el cual un pájaro había construido su nido. La tortuga le habló burlonamente al pájaro: “¡Qué hogar tan lamentable tienes! Está hecho de ramitas rotas, no tiene techo y se ve tosco. Lo peor es que tenías que construirlo tú mismo. Creo que mi casa, que es mi caparazón, es mucho mejor que tu patético nido ”.

“Sí, está hecho de palos rotos, se ve en mal estado y está abierto a los elementos de la naturaleza. Es tosco, pero lo construí y me gusta “.

“Supongo que es como cualquier otro nido, pero no mejor que el mío”, dijo la tortuga. Sin embargo, debes estar celoso de mi caparazón.

“Por el contrario”, respondió el pájaro. “Mi casa tiene espacio para mi familia y amigos; su caparazón no puede acomodar a nadie más que a usted. Quizás tengas una casa mejor. Pero tengo un hogar mejor ”, dijo el pájaro alegremente.

Moraleja: mejor una choza llena de gente que una mansión solitaria.

5. Las vacas y el tigre

Cuatro vacas vivían en un bosque cerca de un prado. Eran buenos amigos e hicieron todo juntos. Pastaron juntos y se quedaron juntos, por lo que ningún tigre o león pudo matarlos por comida.

Pero un día, los amigos pelearon y cada vaca fue a pastar en una dirección diferente. Un tigre y un león vieron esto y decidieron que era la oportunidad perfecta para matar a las vacas. Se escondieron en los arbustos y sorprendieron a las vacas y las mataron a todas, una por una.

Moraleja: la Unión hace la fuerza.

6. El avaro y su oro

Un viejo avaro vivía en una casa con jardín. El avaro escondió sus monedas de oro en un hoyo debajo de unas piedras en el jardín. Todos los días, antes de acostarse, el avaro iba a las piedras donde escondía el oro y contaba las monedas. Continuó esta rutina todos los días, pero ni una sola vez gastó el oro que ahorró.

Un día, un ladrón que conocía la rutina del viejo avaro, esperó a que el viejo regresara a su casa. Cuando oscureció, el ladrón fue al escondite y tomó el oro. Al día siguiente, el viejo avaro descubrió que faltaba su tesoro y comenzó a llorar a gritos.

Su vecino escuchó los gritos del avaro y preguntó qué sucedió. Al enterarse de lo que sucedió, el vecino preguntó: “¿Por qué no ahorró el dinero dentro de la casa? ¡Hubiera sido más fácil acceder al dinero cuando tenía que comprar algo! ”

“¿Comprar?”, Dijo el avaro. “Nunca usé el oro para comprar nada. Nunca lo iba a gastar “.

Al escuchar esto, el vecino arrojó una piedra al pozo y dijo: “Si ese es el caso, salve la piedra. Es tan inútil como el oro que has perdido ”.

Moraleja: una posesión es igual de digna de lo que se usa.

7. La Ira Controladora

Había una vez un niño que tenía problemas para controlar su temperamento. Cuando se enojaba, solo decía cualquier cosa que le viniera a la mente y lastimara a la gente. Entonces su padre le dio una bolsa de clavos y un martillo y dijo: “Cada vez que te enojes, clava un clavo en la cerca de nuestro patio trasero”.

Los primeros días, el niño clavó tantas uñas que vació la mitad de la bolsa. A lo largo de las semanas, la cantidad de clavos que clavó en la cerca se redujo y, gradualmente, su temperamento tenía mucho control. Luego llegó un día en que no perdió los estribos en absoluto. Su padre le pidió que se quitara un clavo cada día que logra no perder los estribos.

Finalmente, el día que el niño se quitaba la última uña, su padre dice: “Lo has hecho bien, muchacho. ¿Pero ves los agujeros en la pared? La cerca nunca será la misma, incluso después de volver a pintar. Del mismo modo, cuando dices cosas malas con ira, dejarás una cicatriz en la mente de la persona, como lo hicieron los clavos en la cerca “.

Moraleja: la ira es un arma peligrosa como un cuchillo. Cuando pones un cuchillo en un hombre y lo sacas, la herida se cura pero la cicatriz permanece.

8. Los pantalones mojados

Un niño de nueve años estaba sentado en su escritorio en clase, cuando de repente, sus pantalones se sentían húmedos y había un charco a sus pies. Su corazón casi dio un vuelco, ya que le preocupaba que sus compañeros de clase lo vieran y se burlaran de él.

Rápidamente quería hacer algo, y vio a la maestra y su compañera de clase Susie caminando hacia él. Susie llevaba un plato de peces dorados. Cuando se acercaron, el niño pensó que el maestro notó sus pantalones mojados, y de repente Susie tropieza y deja caer la pecera en su regazo. Mientras le agradece a Dios por ayudarlo, él finge enojarse con Susie y le grita.

Todos en la clase piensan que es culpa de Susie que los pantalones del niño se hayan mojado. El maestro ayuda al niño a ponerse ropa seca y la clase continúa. Más tarde esa noche, el niño le pregunta a Susie: “Hiciste eso a propósito, ¿no?” “Me mojé los pantalones una vez también”, susurra Susie.

Moraleja: cada uno de nosotros pasa por días buenos y días malos. Solo aquellos que te ayudan en tus días malos son tus verdaderos amigos.

9. Los malos hábitos

Un hombre de negocios rico estaba preocupado por los malos hábitos de su hijo. Buscó el consejo de un viejo sabio. El viejo se encontró con el hijo del hombre y lo llevó a pasear. Entraron en el bosque, y el viejo le mostró al niño un pequeño retoño y le pidió que lo sacara. El niño lo hizo con facilidad, y siguieron caminando.

El viejo le pidió al niño que sacara una pequeña planta. El niño también hizo eso, con un poco de esfuerzo. Mientras caminaban, el anciano le pidió al niño que sacara el arbusto, lo cual hizo. El siguiente fue un pequeño árbol, que el niño tuvo que luchar mucho para sacarlo. Finalmente, el viejo le mostró un árbol más grande y le pidió al niño que lo sacara.

El niño no pudo sacarlo incluso después de intentarlo varias veces, de diferentes maneras. El anciano mira al niño, sonríe y dice: “Así es el caso con los hábitos, buenos o malos”.

Moraleja: los malos hábitos son difíciles de eliminar una vez que se han establecido en nuestro sistema. Es mejor deshacerse de ellos desde el principio.

10. Buena compañía, mala compañía

Dos loros construyeron un nido en un baniano. Vivían con sus dos hijos pequeños, lo que cuidaron muy bien. La madre y el loro padre salieron a recoger comida por la mañana y volvieron a casa por la noche. Un día, cuando sus padres estaban lejos, los jóvenes loros fueron tomados por un cazador cruel.

Una de las aves logró escapar y voló lejos del cazador. Terminó en una ermita y creció escuchando palabras amables y compasión. El cazador puso al otro loro en una jaula, y pronto aprendió algunas palabras y frases. El cazador y su familia eran groseros y no les importaban las palabras amables.

Un día, un transeúnte descansaba fuera de la cabaña del cazador. Al sentir a alguien afuera, el loro dijo: “Tonto, ¿por qué estás aquí? ¡Tonto! ¡Salir! Te cortaré la garganta “. Asustado, el viajero se fue y, en su viaje, llegó a la ermita donde estaba el otro loro. El loro en la ermita habló: “Bienvenido viajero. Eres libre de quedarte aquí todo el tiempo que quieras “.

Sorprendido, el viajero le dijo al loro que se encontró con un loro similar en otro lugar y que fue muy cruel. ¿Cómo es que eres tan amable? El loro respondió: “Ese debe ser mi hermano. Vivo con los sabios, y mi hermano vive con cazadores. Aprendí el idioma del sabio y mi hermano aprendió el idioma del cazador. La compañía que mantenemos decide quiénes seremos ”.

Moraleja: haz buena compañía si quieres ser una buena persona.

11. Los cuatro estudiantes

Había cuatro amigos que odiaban estudiar. Festejaron toda la noche antes de sus exámenes y planearon saltarse la prueba mintiéndole al profesor. Entonces fueron al decano y le dijeron que habían asistido a una boda la noche anterior y que, de regreso, tenían una rueda pinchada. Continuaron diciendo que tenían que empujar el automóvil hacia atrás, ya que no tenían una llanta de refacción y, por lo tanto, no estaban en condiciones de escribir el examen.

El decano escuchó y acordó dejarlos tomar el examen en una fecha posterior. Felices de tener una segunda oportunidad, los cuatro amigos estudiaron mucho y estaban listos para el examen. El día del examen, el decano les pidió a los estudiantes que se sentaran en aulas separadas, lo que los estudiantes acordaron.

El examen tenía solo dos preguntas, para un total de 100 puntos. Las preguntas fueron así:

Tu nombre:

Qué neumático del automóvil explotó: a) Delantero izquierdo b) Delantero derecho c) Trasero izquierdo d) Trasero derecho

Moraleja: puedes ser inteligente, pero hay personas más inteligentes que tú en el mundo.

12. El viajero jactancioso

Un hombre regresó de una gira y se jactó de sus viajes de aventura. Habló extensamente sobre las diferentes personas que conoció y sus hazañas increíbles que le dieron fama y elogios de personas de todas partes. Continuó diciendo que fue a Rodas, donde había saltado a tales distancias que ningún hombre podría igualar su hazaña.

Incluso llegó a decir que había testigos que responderían por sus palabras. Al escuchar que el hombre se jactaba tanto, un espectador inteligente dijo: “Oh, buen hombre, no necesitamos testigos para creer sus palabras. Imagina que este lugar es Rodas y salta para nosotros ”.

El viajero mentiroso no sabía qué hacer y se fue en silencio.

Moraleja: el que hace bien las cosas no necesita jactarse.

13. El camello y su hijo camello

Un día, un camello y su bebé estaban charlando. El bebé preguntó: “Madre, ¿por qué tenemos jorobas?” La madre respondió: “Nuestras jorobas son para almacenar agua para que podamos sobrevivir en el desierto”.

“Oh”, dijo el niño, “¿y por qué tenemos los pies redondeados madre?” “Porque están destinados a ayudarnos a caminar cómodamente en el desierto. Estas piernas nos ayudan a movernos en la arena “.

“Bien. ¿Pero por qué nuestras pestañas son tan largas? “Para proteger nuestros ojos del polvo y la arena del desierto. Son las fundas protectoras para los ojos ”, respondió la madre camello.

El bebé camello pensó por un momento y dijo: “Así que tenemos jorobas para almacenar agua para los viajes por el desierto, pezuñas redondeadas para mantenernos cómodos cuando caminamos en la arena del desierto y pestañas largas para protegernos de la arena y el polvo durante una tormenta del desierto”. . Entonces, ¿qué estamos haciendo en un zoológico?

La madre estaba estupefacta.

Moral: sus fortalezas, habilidades y conocimientos son inútiles si no está en el lugar correcto.

14. El granjero y el pozo

Un agricultor que buscaba una fuente de agua para su granja le compró un pozo a su vecino. Sin embargo, el vecino era astuto y se negó a dejar que el granjero tomara agua del pozo. Al preguntar por qué, respondió: “Te vendí el pozo, no el agua”, y se fue. El granjero angustiado no sabía qué hacer. Entonces fue a Birbal, un hombre inteligente y uno de los nueve cortesanos del emperador Akbar, para encontrar una solución.

El emperador llamó al granjero y a su vecino y le preguntó por qué el hombre no dejaba que el granjero tomara agua del pozo. El astuto hombre volvió a decir lo mismo: “Vendí el pozo, no el agua. Entonces él no puede tomar mi agua ”.

A esto, Birbal respondió: “Todo eso me suena bien. Pero si ha vendido el agua y el agua es suya, entonces no tiene por qué mantener el agua en su pozo. Elimine el agua o úsela de inmediato. Si no, el agua pertenecerá al dueño del pozo ”.

Al darse cuenta de que había sido engañado y enseñado su lección, el hombre se disculpó y se fue.

Moraleja: hacer trampa no te conseguirá nada.

15. El Elefante y sus amigos

Un elefante solitario deambulaba por el bosque buscando amigos. Se encontró con un mono y le preguntó: “¿Serás mi amigo, mono?” “Eres demasiado grande y no puedes columpiarte en los árboles como yo. Entonces no puedo ser tu amigo ”, dijo el mono.

El elefante se topó con un conejo y le preguntó si podía ser su amiga. “Eres demasiado grande para caber dentro de mi madriguera. No puedes ser mi amigo ”, respondió el conejo.

Entonces el elefante se encontró con una rana y le preguntó si podía ser su amiga. La rana dijo: “Eres demasiado grande y pesado. No puedes saltar como yo. Lo siento, pero no puedes ser mi amigo “.

El elefante le preguntó a un zorro, y obtuvo la misma respuesta, que era demasiado grande. Al día siguiente, todos los animales del bosque corrían con miedo. El elefante detuvo a un oso y preguntó qué estaba pasando y le dijeron que un tigre ha estado atacando a todos los animales.

El elefante quería salvar a los otros animales débiles y fue al tigre y le dijo: “Por favor, señor, deje en paz a mis amigos. No los comas “. El tigre no escuchó y le pidió al elefante que se ocupara de sus propios asuntos. Al no ver otra forma de resolver el problema, el elefante pateó al tigre y lo ahuyentó.

Luego volvió con los demás y les contó lo que sucedió. Al escuchar cómo el elefante les salvó la vida, los animales acordaron al unísono: “Tienes el tamaño justo para ser nuestro amigo”.

Moraleja: los amigos vienen en todas las formas y tamaños.

No olvides dejar tu comentario acerca de los mejores cuentos infantiles que te regalamos aquí…

Loading Facebook Comments ...