Cuentos Cortos Infantiles (con moraleja y valores)

3 (60%) 5 voto[s]

Los cuentos son historias cortas que se cuentan en pocos episodios y escenas importantes. Los cuentos tienen una narrativa concisa, clara y omiten una trama compleja. Los cuentos cortos son la mejor manera de enseñar lecciones de vida a los niños, ya que a través de ellos puedes enseñarles los valores y la moral sin ser predicadores. Es importante que durante la hora del cuento en casa, se creen algunas historias morales cortas para que los niños disfruten de la línea de la historia mientras aprenden una o dos lecciones sobre la vida, el amor, la amistad y mucho más. Hoy en este blog hemos hecho una selección de cuentos cortos infantiles maravillosos para enseñarles a los mas pequeños valores y moralejas a través de ellos. Por lo que sigue leyendo este blog y disfrutando de cuentos cortos infantiles maravillosos.

Cuentos Cortos Infantiles

Antes del siglo XIX, el cuento no era generalmente considerado como una forma literaria distinta. Pero aunque en este sentido puede parecer un género moderno único, el hecho es que la ficción en prosa corta es casi tan antigua como el lenguaje en sí. A lo largo de la historia, la humanidad ha disfrutado de varios tipos de narraciones breves: bromas, anécdotas, digresiones estudiadas, romances alegóricos breves, cuentos de hadas, mitos cortos y leyendas históricas abreviadas. Ninguno de estos constituye un cuento como se ha definido desde el siglo XIX, pero constituye una gran parte del entorno del cual surgió el cuento moderno. Los cuentos clásicos son los mejores y estos son cuentos que hemos escuchado más de una vez, pero nos gusta escuchar estas historias y contarlas a nuestros hijos y a cualquiera que esté dispuesto a escuchar. Aquí te dejamos una selección de cuentos cortos maravillosos con moralejas y valores especiales para que puedas enseñarle a tus hijos.

Cuento uno: El pastorcito mentiroso

Había una vez, un niño pastor que estaba aburrido mirando su rebaño de ovejas en la colina. Para divertirse, gritó: “¡Lobo! ¡Lobo! ¡Las ovejas están siendo perseguidas por el lobo! ”Los aldeanos vinieron corriendo para ayudar al niño y salvar a las ovejas. No encontraron nada y el niño solo se rió mirando sus caras enojadas.

“¡No grites ‘lobo’ cuando no hay un lobo!”, Dijeron enojados y se fueron. El chico solo se rió de ellos.

Después de un tiempo, se aburrió y gritó “¡lobo!” De nuevo, engañando a los aldeanos por segunda vez. Los aldeanos enojados advirtieron al niño por segunda vez y se fueron. El niño continuó observando el rebaño. Al cabo de un rato, vio a un lobo real y gritó en voz alta: “¡Lobo! ¡Por favor ayuda! El lobo está persiguiendo a las ovejas. ¡Ayuda!”

Pero esta vez, nadie se presentó para ayudar. Por la noche, cuando el niño no regresó a casa, los aldeanos se preguntaron qué le sucedió y subieron la colina. El niño se sentó en la colina llorando. “¿Por qué no viniste cuando te grité que había un lobo?”, Preguntó con enojo. “El rebaño se dispersa ahora”, dijo.

Un viejo aldeano se le acercó y le dijo: “La gente no creerá a los mentirosos incluso cuando digan la verdad. Buscaremos tus ovejas mañana por la mañana. Vamos a casa ahora”.

Moraleja del cuento: La mentira rompe la confianza. Nadie confía en un mentiroso, incluso cuando está diciendo la verdad.

Cuento dos: El toque de Midas.

En el griego antiguo, había un rey llamado Midas. Tenía mucho oro y todo lo que necesitaba. También tuvo una hermosa hija. Midas amaba mucho su oro, pero él amaba a su hija más que a sus riquezas.

Un día, un sátiro llamado Sileno se emborrachó y se desmayó en el jardín de rosas de Midas. Creyendo que Satyrs siempre trae buena suerte, Midas deja que Silenus descanse en su palacio hasta que esté sobrio, en contra de los deseos de su esposa e hija. Sileno es amigo de Dionisio, el dios del vino y la celebración. Al conocer la amabilidad de Midas hacia su amigo, Dioniso decide recompensar el barril.

Cuando se le pide que desee algo, Midas dice “Deseo que todo lo que toque se convierta en oro”. Aunque Dioniso sabía que no era una gran idea, le concedió a Midas su deseo.

Feliz de que se le concediera su deseo, Midas tocó cosas al azar en el jardín y su palacio y las convirtió en oro. Tocó una manzana, y se convirtió en una brillante manzana dorada. Sus súbditos estaban asombrados, pero felices de ver tanto oro en el palacio.

En su felicidad, Midas fue y abrazó a su hija, y antes de que se diera cuenta, ¡la convirtió en una estatua dorada y sin vida! Asombrado, Midas corrió de vuelta al jardín y llamó a Dionisio. Le rogó al dios que le quitara su poder y salvara a su hija. Dionisio le da a Midas una solución para cambiar todo de nuevo a cómo estaba antes del deseo. Midas aprendió su lección y vivió el resto de su vida luchando con lo que tenía.

Moraleja: No te pongas codicioso. Sé feliz y contento con lo que tienes.

Cuento tres: El huevo de oro.

Érase una vez, un granjero tenía un ganso que ponía un huevo de oro todos los días. El huevo proporcionó suficiente dinero para el granjero y su esposa para sus necesidades diarias. El granjero y su esposa estuvieron felices durante mucho tiempo. Pero un día, el granjero tuvo una idea y pensó: “¿Por qué debería tomar solo un huevo al día? ¿Por qué no puedo tomarlos todos a la vez y ganar mucho dinero? ”

La esposa del granjero también estuvo de acuerdo y decidió cortar el estómago del ganso para los huevos. Tan pronto como mataron al ave y abrieron el estómago del ganso, para encontrar nada más que tripas y sangre. ¡El granjero, al darse cuenta de su error tonto, llora por el recurso perdido!

Moraleja:Piensa antes de actuar.

Cuento cuatro: El avaro y su oro.

Un viejo avaro vivía en una casa con jardín. El avaro escondió sus monedas de oro en un pozo debajo de unas piedras en el jardín. Todos los días, antes de acostarse, el avaro iba a las piedras donde escondía el oro y contaba las monedas. Continuó esta rutina todos los días, pero ni una sola vez gastó el oro que guardó.

Un día, un ladrón que conocía la rutina del viejo avaro, esperó a que el viejo regresara a su casa. Después de que oscureció, el ladrón fue al escondite y tomó el oro. Al día siguiente, el viejo avaro descubrió que faltaba su tesoro y comenzó a llorar en voz alta.

Su vecino escuchó los gritos del avaro y preguntó qué sucedió. Al enterarse de lo que pasó, el vecino preguntó: “¿Por qué no ahorró el dinero dentro de la casa? ¡Habría sido más fácil acceder al dinero cuando tenías que comprar algo! ”

“¿Comprar?”, Dijo el avaro. “Nunca usé el oro para comprar nada. Nunca lo iba a gastar “.

Al escuchar esto, el vecino arrojó una piedra en el pozo y dijo: “Si ese es el caso, salve la piedra. Es tan inútil como el oro que has perdido “.

Moraleja: Una posesión es igual de digna para lo que se usa.

 Cuento cinco: La tortuga y el pájaro.

Una tortuga descansaba debajo de un árbol, sobre el cual un pájaro había construido su nido. La tortuga le habló al pájaro burlonamente: “¡Qué mal hogar tienes! Está hecho de ramitas rotas, no tiene techo y parece feo. Lo peor es que tuviste que construirlo tú mismo. Creo que mi casa, que es mi caparazón, es mucho mejor que tu nido patético “.

“Sí, está hecho de palos rotos, se ve en mal estado y está abierto a los elementos de la naturaleza. Es feo, pero lo construí, y me gusta ”.

“Supongo que es como cualquier otro nido, pero no mejor que el mío”, dijo la tortuga. “Sin embargo, debes estar celoso de mi caparazón”.

“Al contrario”, respondió el pájaro. “Mi casa tiene espacio para mi familia y amigos; tu caparazón no puede acomodar a nadie más que a ti. Tal vez tengas una casa mejor. Pero tengo un mejor hogar “, dijo el pájaro alegremente.

Moraleja: Mejor una choza llena de gente que una mansión solitaria.

No olvides dejar tu comentario acerca de los cuentos cortos infantiles maravillosos que te regalamos aquí…

Loading Facebook Comments ...